NOTICIAS

Noticias / Actualidad / Balonmano


15 Febrero 2013
Raúl González, un pionero por la integración
Raúl González, un pionero por la integración
Se llama Raúl González Rodríguez, y tiene 17 años. Los mismos que el ‘otro’ Raúl González, el madridista, cuando hace un porrón de años debutó con el Real Madrid en La Romareda. Ambos tienen algo en común, fueron pioneros. El futbolista marcó una época en el Real Madrid, y el joven leonés puede hacerlo en el arbitraje. De momento ha roto una barrera. De lo que no cabe duda es que tiene una historia que merece ser contada.
Raúl González, el leonés, tiene 17 años, estudia 1º de Bachillerato y tiene las mismas inquietudes que cualquier chico de su edad. Un buen día se presentó en su instituto el presidente del Comité Leonés de Árbitros, David Rodríguez Lera, en una campaña de captación de nuevos árbitros. “Aunque a todo el mundo le gusta el fútbol, mi deporte favorito es el balonmano, y le pregunté si yo, pese a mi minusvalía, podría realizar el curso”, recuerda. Un sí rotundo le contestó David Rodríguez Lera y “me empujó un poquito más a hacerlo”. Tuvo que superar las mismas pruebas que sus compañeros de promoción y tras aprobar el curso de árbitros comenzó a ejercer como cronometrador en la mesa de anotadores. Pero el joven leonés quería ser árbitro, era su sueño, pero “tenía mucho miedo y vergüenza a hacerlo”, reconoce. Entonces la dupla Martín Franco-David Rodríguez Lera “me empujaron a la pista”. “Me dijeron, ya está bien de estar en el despacho, ya te tenemos que echar a la pista. Y debuté”, recuerda.
El gran día llegó el pasado domingo en el pabellón del CHF en un partido de alevines que enfrentó al Marista San José contra el San Agustín. Raúl González recuerda aquel histórico momento, una vivencia única: “Hubo nervios, había hecho el curso y visto muchos partidos, pero era diferente. verte ahí, dentro de la pista con 14jugadores, entrenadores y el público”. Pero le trataron como a un árbitro cualquiera: “La gente no se fijó en mi minusvalía, fui uno más” en aquel mágico partido de alevines.
Una experiencia que, sin duda, no duda en calificar como “positiva” porque, en definitiva, sirve para integrar, ampliar fronteras y, sobre todo, derribar barreras. “Es un paso muy importante para mí y también para el deporte en general, en el Comité siempre me trataron como un igual, no disfruté de ayudas, ni tampoco sufrí discriminación”, subraya. Por todo esto “quiero animar a la gente que tenga inquietudes por hacer cosas, sentía miedo y vergüenza a hacerlo, pero me empujaron a ello y no podía decir que no”.
Tras su debut como árbitro, Raúl González sueña, pero tiene los pies en el suelo.“¿Si sueño con llegar algún día a la Liga Asobal? Ahora mismo debo centrarme en los escolares, es mi primera temporada, no se pueden dar pasos de gigante porque aún no soy capaz de manejar ni una liga tan pequeña”, reconoce.
Eso sí, de lo que no tiene ninguna duda es que en un futuro quiere “seguir vinculado al balonmano”. Y también “estudiar Trabajo Social”. “Todo lo que tenga que ver con el trato de la gente me gusta; igual que me gusta que me ayuden a mí, yo quiero intentar ayudar a la gente en todo lo que me pidan y hacerlo lo mejor posible”, comenta.
El 10 de febrero de 2013, fecha en la que debutó Raúl González, quedará para siempre grabada con letras de oro en la historia del deporte leonés, y quizás también español. Un debut que llegó apenas semana y media después de festejar su 17 cumpleaños, “y fue un regalo fantástico”, lo califica. Pero mayor regalo para todos es el ejemplo que ha dejado sobre la pista, y la puerta que ha abierto para que otros jóvenes en una situación similar cumplan sus sueños. ‘Querer es poder’, una afirmación que se ha encargado de probar este joven pionero.
Polígono Industrial Barrio del Cristo - C/ Doctor Fleming nº 12 - 46930 - Quart de Poblet - Valencia (España)
Telf: 96 154 25 00 / 96 154 25 40 - Fax: 96 154 76 63 - info@rasan.com