NOTICIAS

Noticias / Actualidad / Fútbol


24 Enero 2012
Palabra de capitán
Palabra de capitán

José Ortiz Bernal (Almería, 4-08-1977). Toda una vida dedicado a los colores rojiblancos. El almeriense ha estado en todos los éxitos de la UD. El 30 de junio de 2012 concluye el contrato firmado hace dos temporadas. De momento, nadie del club ha llamado a su puerta, esa en la que vive el único signo de identidad que tiene la UD para con Almería, el único futbolista nacido en esta tierra que ha jugado en Primera en esta última etapa. El sucesor de Juan Rojas, Maxi o Camacho.

-Han cambiado las cosas desde que hace cinco años marcaras el gol del empate en el partido del ascenso.

-Es lógico, es ley de vida. Todo lo que avanza cambia. El fútbol, la sociedad... Lo de hace cinco años fue muy bonito y ojalá se pueda repetir.

-¿Te acuerdas de aquel día?

-Claro. Marqué el gol del empate. Son recuerdos que perduran, no sólo en mí, sino en todos los almerienses. Aquello está grabado en el pensamiento de todos y ojalá este año se vuelvan a repetir. Estamos trabajando y el equipo está ahí.

-El fútbol son sensaciones, ¿cómo son las tuyas comparadas con las de hace cinco año?

-Ha cambiado todo mucho en el aspecto personal en cuanto a minutos jugados en Liga. Se da la circunstancia que no estoy disfrutando de minutos, pero sigo entrenando a tope como cuando uno empieza, con la misma ilusión y las metas puestas en ese ansiado ascenso, ayudando a los compañeros, día a día, y colaborando en lo que uno puede.

-Hay diferencias con respecto a aquella Liga. Ahora más equipos involucrados.

-Sí. Aquella temporada, a finales de diciembre fuimos marcando distancias. Ahora mismo hay tres equipos involucrados y este nuevo formato provoca más interés en los aficionados y hasta la última jornada seguro que habrá equipos con posibilidades de meterse en la sexta plaza. Va a ser difícil, pero intentaremos estar en esa pelea hasta el final.

-También ha cambiado tu vida. Participas en el ascenso de Segunda B a Segunda A, en el de Segunda A a Primera, pero ahora las cosas no van como quisieras. Una situación extraña.

-Sí, pero con la misma ilusión. Ha tocado vivir esta situación y hay que llevarlo bien y entrenar. Estoy contento de poder entrenar con esta plantilla y poder mejorar año tras año.

-Con las dificultades uno se curte. Después de esta primera vuelta, en tu último año de contrato, estarás bien curtido. Es una situación dura.

-Hemos vivido situaciones mucho peores. He estado con la baja federativa también, sin poder participar ni un minuto. Ahora por lo menos tengo posibilidades de jugar, pero estuve seis meses sin poder jugar y fueron momentos muy duros, después de una lesión, más si cabe. Experiencia hay y en situaciones peores hemos estado. Hay que saber adaptarse, vivirlo y llevarlo. Ahora, físicamente estoy bien y el equipo está ahí arriba, está luchando contra todos y por ahora se está por méritos propios.

-Los almerienses en la Liga soy una especie en extinción.

-Me encuentro muy bien y con fuerzas para seguir. En Copa jugué los noventa minutos o hasta que el árbitro me dejo, pero me encontré bien después de tanto tiempo sin jugar. Si se da la circunstancia, si se marca o se juega no reclamaría nada. Mi trayectoria está ahí y no hay que hacer nada fuera de lo normal.

-Tu última renovación supuso perdonar muchas cosas.

-Aquella renovación ya se hizo y no hay que volver atrás. En el momento que se firma, todas las partes están de acuerdo.

-¿No crees que el club debería tener en cuenta ese esfuerzo?

-No es cuestión de echar en cara nada. No soy rencoroso.

-Pase lo que pase, lo que sí está claro es que la afición está contigo.

-Sí. El cariño siempre está ahí y es mutuo. Estaré eternamente agradecido y la manera de agradecerlo es dándolo todo en el terreno de juego.

-¿Qué sientes cuando oyes tu nombre en la grada?

-Es una alegría inmensa, algo que no se puede explicar. No tengo palabras para expresarlo. Hay que vivirlo ahí dentro. Estoy orgulloso de ser almeriense, de pertenecer a esta plantilla y a este club.

-Es un empujoncito más para decir que a Jose Ortiz le queda cuerda para rato.

-Lógicamente, está más cerca ese final, pero todavía me siento con fuerzas de seguir jugando a lo que más me gusta, que es el fútbol.

-Tu vida es el balón.

-Claro. Desde muy pequeño, ya en el barrio de El Zapillo, hasta ahora mi vida ha estado relacionada con el fútbol. Ahora mismo sólo pienso en seguir, aunque llegará un momento en el que mi cuerpo diga basta. Ese final tiene que llegar, pero no pienso en eso.

-¿Se te pasa por la cabeza qué hacer después de que el árbitro pite el final del último partido?

-No. Ahora estoy haciendo el segundo nivel del curso de entrenadores y no me he planteado nada.

-Eso significa que te veremos en los banquillos.

-Pues sí. A mí en el futuro me gustaría trabajar con los niños. A nivel profesional, ahora mismo, no lo pienso. Simplemente tener ese título y enseñar a los más pequeños lo poco que he podido aprender o sé de este deporte. Transmitir a los más pequeños lo que se siente jugando al fútbol. He tenido la suerte de estar en el Almería y llegar a los más alto desde muy abajo. Por eso, por lo difícil que es llegar, me gustaría inculcárselo a los niños para ver si tienen la suerte que he tenido yo. Si trabajan, pueden llegar.

-Hablando de notas, ¿qué nota le pondrías a esta UD?

-Ya lo dije en su día. Le pondría un notable. Un sobresaliente lo pondría si estuviéramos en puestos de ascenso directo. Un notable es estar entre los puestos del tercero al sexto. Ojalá acabemos con sobresaliente. Si es en promoción también, aunque se sufriría un poco más. Si toca eso, a darlo todo en esos partidos. Por ahora estamos en el camino y ojalá sigamos así para conseguir ese objetivo que sería buenísimo, una hazaña.

Polígono Industrial Barrio del Cristo - C/ Doctor Fleming nº 12 - 46930 - Quart de Poblet - Valencia (España)
Telf: 96 154 25 00 / 96 154 25 40 - Fax: 96 154 76 63 - info@rasan.com